Yo


Casi siempre otro, al que persigo y rara vez encuentro.

Obra (XXII)


Explicarla es como explicar un sueño.

Mirada (III)


No tanto renunciar a la mirada como a la sucesión vertiginosa, vacía, desquiciada, que esconde en el número su vacuidad.

TV (II)


Salmodia de la mirada, mantra ocular, ceguedad sin fisuras que trata no tanto de lentificar como anular un tiempo desbocado.

Tres


La ingenuidad de un manifiesto, el didacticismo de una justificación, la secreción de una culpa.